domingo, 2 de mayo de 2010

“...El hombre es el lobo del hombre, y el hombre tiene

miedo del lobo y su miedo lo lleva a ser el lobo."

Julio Cortázar

No pienses como un artista,

piensa como un ser humano

Alfredo Jaar

Mutilaciones.

Fotografías de Juan Gianelli.

Curaduría: Juan Gianelli.

Texto: Carolina Rodríguez.

En Mutilaciones, se observa el desgarro de los cuerpos cuando son sometidos –literalmente- a la carnicería. Sin embargo, lo excesivas y grotescas que nos pueden resultar estas imágenes, no deben parecernos ajenas o extrañas. Estas, se presentan como metáforas de nuestra sociedad, metáfora de la propia conducta humana, la cual rechazamos pero adoptamos.

La conducta humana como una ironía presente, una hipocresía contenida, las cuales supone convertirnos tanto en victimas como victimarios.

Tal, como la gente que vive en las calles, o los niños que se hallan en los vagones de los trenes subterráneos de las grandes capitales, nos parecen, en un primer momento, el resultado grotesco del sistema en el cual nos encontramos inmersos ; estas imágenes, presentadas por Gianelli, pueden parecernos, en una primera instancia, excesivas y repugnantes; reconociéndonos en ellas más tarde, para luego apropiárnoslas, y así, finalmente, las dejamos de ver nuevamente, hasta que otro nos la presenta en un diferente contexto, en otro formato y nuevamente, estas mismas imágenes, nos sorprenden, nos reconocemos como parte de ellas, nos apropiamos de estas y luego, las volvemos a olvidar.

De mirada sociológica, el ojo crítico de este fotógrafo, sorprende por su realismo. Recupera los modos de observar, desde una necesidad de excederse de los marcos del arte, tanto por la temática como por la elección del montaje. No nos presenta al arte en dialogo consigo mismo, sino más bien, por medio de su trabajo, nos hace convertirnos en espectadores activos, a partir de los propios silencios, sacándonos de una tradicional mudez contemplativa.

Aquí, nada está hecho al azar, por lo que cada decisión estética, como el aprovechamiento de las luces de neón de los bajones del subte, la utilización de un espacio público o el beneficio de utilizar al pasajero común como principal espectador de la muestra, es también, una decisión ética.

Sus imágenes, de esta manera, se aferran en hacer funcionar al arte dentro de la vida social, en que este adquiera una función más allá de sí mismo.

4 comentarios:

  1. no puedo no dejar de inquetarme con el gesto de la muerte, de la fractura de la carne, de la materia que nos cubre el ser. De lo salvaje y brutal que son los carroñeros.
    Te felicito mi queridisimo gran amigo.

    peralta.

    ResponderEliminar
  2. hay mutilados y mutiladores pero cuidado!!!los peores son los que se visten de trajes elegantes....excelente trabajo compadre espero esta vez lo reciban mejor en el metro...bueno esta bien subte...un abrazote eres enorme mossstro

    ResponderEliminar
  3. la debilidad de la carne se contrapone a la crudeza de intevenir el animal por una mano ruda sin escrupulos ni remordimientos...
    "cada ciudad dormida,despierta loca..."
    ...te felicito por tu trabajo...seco pa despertar sensibilidades!! un besoote

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.